Música onda

Música onda

Luis Aparicio en Los Imposibles con Leonardo Padrón

17/08/2016 | 06:30 am

Por: Arturo Guillén


‘Todos los analistas coinciden en que es el jugador de béisbol más importante que ha dado Venezuela’

Escucha aquí la entrevista.

 

 

POSTAL

Hay una exclusiva raza en el béisbol que llaman los inmortales. Peloteros que son tratados como semidioses por el resto de los ciudadanos. Todos ellos tienen algo en común: poseen un lugar en Coorperstown, el legendario santuario del béisbol. Una placa los designa como jugadores que hicieron historia en el mejor béisbol del planeta. Se estima que sólo el 3% de los peloteros que llegan a las Grandes Ligas logra ser exaltado al memorable salón de los eternos. Y en tantas décadas de juegos, hazañas y records superados por tantos jugadores, solo un venezolano tiene su nombre inscrito en el Salón de la Fama. Se llama Luis Aparicio y fue el mejor campo corto del mundo en su época. Además, fue el más grande ladrón de bases que se halla conocido en ese momento. Todos los analistas coinciden en que es el jugador de béisbol más importante que ha dado Venezuela, un país que es una incansable fábrica de grandes peloteros. Luis Aparicio impuso todos los records posibles en el short stop. La placa que lleva su nombre en Cooperstown resume sus asombrosos méritos: “Fue campocorto regular en todas sus 18 temporadas. Estableció el récord en las mayores de más juegos jugados (2.581), más asistencias (8.016), más lances aceptados (12.564) y más doble plays realizados (1.553) para uno de su posición. Durante sus primeras 9 temporadas fue líder estafador para hacer que renaciera el robo de bases. Fue designado novato del año de la Liga Americana en 1956, fecha de su debut”. He allí un punto clave: gracias a su pasmosa velocidad, Luis Aparicio le devolvió el vértigo al béisbol, rescatando el robo de bases como jugada ofensiva para ese deporte. Su pericia de acróbata casi circense y su prodigio para embasarse lo convirtieron en el primer pelotero latino en ganar el Premio de Novato del Año. Nunca en toda su carrera cambió de posición: debutó y se retiró como jugador del campocorto, en un acto de suprema fidelidad a su propia historia. Antes de él, solo 3 jugadores latinoamericanos habían sido exaltados al Salón de la Fama. Estamos hablando de un jugador de ensueño, que nació con el destino cosido al aplauso que solo se le depara a los inmortales del deporte.

Por eso, bienvenido a Los Imposibles, Luis Aparicio!!!