Música onda

Música onda

Tercer Capítulo: Las especias en su punto exacto

23/12/2015 | 09:00 am

Por: Ana María Sandoval


Escucha aquí este tercer capítulo de Bocado de País.

 

El menú

Las especias – que se dice así, con A – son el alma de los platos. Primero alborotan el olfato y luego ponen el paladar a dar brincos. En tiempos remotos hubo hasta guerras por apoderarse de sus bondades y se convirtieron en moneda. Como que pudiéramos pagar un pasaje con semillitas de ají dulce pues. Se decía que el anís metido en la funda de la almohada confortaba el cerebro y hacía que no se soñaran cosas turbulentas ni horribles; que quien comía comino se ponía amarillo y que los soldados romanos nunca se enfermaban porque tomaban una dosis diaria de vinagre.
Tamara Rodríguez

Tamara Rodríguez

Cómo se usan las especias en nuestra cocina, dónde se dan, a qué saben y como nos emocionan es lo que explican hoy Tamara Rodríguez, nuestra cocinera de Paria, la emocionada de la Sarrapia, la de los sabores que viajan.

Sander

Sander Koenen

Sander Koenen, un holandés que cayó rendido ante nuestro mejor cacao del mundo que ahora realza al combinarlo con las aromáticas especias que descubrió en este trópico.
Adriana García

Adriana García

Y Adriana García , una bióloga que se enamoró de la cocina desde que su nariz se convirtió en una perseguidora de especias.
La Taguara
Cuando quieran probar los pescados de río vayan hasta el Caney de Enrique en el pueblito de Arenales, por los predios de la Carretera Lara Zulia. Tienen que comerse unos atómicos chicharrones de guabina que los sirven con papitas fritas y una ensalada rociada de cilantro para darle el toque de frescura que la hace gloriosa. Así son las especias. El alma de los platos.
Bocatto Di Cardenale
¡Vamos a preparar Buñuelos de Yuca!
Ingredientes:
para el melado: 
1/2 kg de papelón,
 2 tazas de agua
 10 clavitos de olor
También puedes agregar canela y anís dulce si lo deseas.
Yuca
3 cucharadas de queso blanco rallado
1 huevo
Procedimiento:
Cuando esté listo, se cuela para retirar las especias y cualquier sólido que pueda tener el papelón.
Aparte ponemos a cocinar en agua, la yuca ya limpia y pelada, unos 250 gr, una vez que esté muy blanda la trituramos con un tenedor y le agregamos 3 cucharadas de queso blanco rallado y un huevo.
Con las manos húmedas formamos bolitas, más o menos del tamaño de una pelota de golf, se fríen y las dejamos que escurran bien en papel absorbente.
A mi en encanta servirlos aún tibios en un plato con cierta profundidad y bañarlos con el melado de papelón.
Aunque también puedes tener el melado a parte y dejar que cada comensal lo agregue según su deseo.
¡Buen Provecho!