Música onda

Música onda

Bocado de País con la mejor cocina de Los Roques en el I capítulo de la II temporada

23/08/2016 | 01:00 pm

Por: Ana María Sandoval


Escucha aquí el capítulo completo

Onda La Superestación de la mano de Valentina Quintero iniciaron esta segunda producción con entrevistados de lujo y lugares maravillosos y, como nada es más bueno que un tostón en la playa, regresa Bocado de País en su segunda temporada.

En su primer capítulo, Valentina Quintero nos llevó por los mejores platos de la cocina roqueña.

Menú

Los azules del mundo se lucen concentraditos en el Archipiélago de Los Roques. Puro mar cristalino y arena blanca es lo que ofrece este grupo de cayos que asombran como una aparición entre la salada inmensidad. En este paisaje la cocina tiene que ser de mar.

El pescado muy fresco es el plato principal, sin mayores inventos porque nada necesita un pescado que va directo del mar al plato. La estrella es la langosta en temporada, desde el 1 de noviembre hasta el 1 de abril. Son las más gustosas del país. Tanto, que hay quienes insisten en su denominación de origen.

También define la cocina roqueña la contundente influencia italiana. Son muchos los oriundos del pequeño país europeo que rendidos ante este privilegio caribeño se quedaron aquí para siempre e impusieron su estilo gastronómico aderezado con los productos marinos. Pastas con langosta, pulpo o pescado son oferta feliz en posadas y restaurantes. La frescura es la norma en esta cocina que se parece a su paisaje.

(Te puede interesar: Bocado de País: Pescado en todas su variables)

En su visita a Los Roques, Valentina Quintero conversó con Forita, emblema roqueño con su restaurante en Crasquí, con Guayamate, un pescador que explicó las técnicas. También con Nelly Camargo, una de las mejores cocineras de El Gran Roque.

Igualmente, conversó con Paín, pescador que sirve comida en el patio de su casa, con Pocahontas, como le dicen, cocinera de Cayo Pirata y con Ángelo, dueño de Bora La Mar que define la influencia italiana en el archipiélago.

bdp-nota-roques

La taguara

Apenas cruzando el puente después de aterrizar en el Gran Roque van a ver el letrero que dice Aquarena. Entren para que gocen el sushi con camiguanas recién sacadas de la orilla y servido en pufs sobre la arena mientras cae la tarde. Sanduches suculentos, pescado muy fresco, ensaladas atómicas, vista y brisa de mar y una esmerada tiendita de artesanía donde todo es exquisito porque la selección es rigurosa. Aquarena se parece al paisaje y el esplendor que lo circundan, como debe ser.