Música onda

Música onda

Fitness

¿Quieres adelgazar? Entérate de cuáles calorías necesitas

¿Qué estamos consumiendo verdaderamente?

12/11/2017 | 02:00 pm

Por: Alexa Abello


Para demostrar que no sólo las calorías importan y que siempre debemos mirar más allá de las mismas si buscamos adelgazar, te mostramos diferentes ejemplos con igual aporte energético pero muy diferente calidad:

3 manzanas = 1 barrita energética: consumir 3 manzanas frescas es equivalente en calorías a una barrita energética. Ambas opciones ofrecen en promedio unas 180 Kcal pero las primeras concentran dicha energía en un volumen muy superior que la barrita. Además, consumidas con piel sacian mucho más, se acompañan de vitaminas, minerales y fibra y la segunda, puede esconder grasas trans y azúcares añadidos.

1 naranja = 1 galleta Oreo: las dos alternativas aportan 45 Kcal, pero la primera lo hace en 120 gramos de alimento mientras que la segunda en menos de 10 gramos. El volumen ya nos habla de la mayor saciedad que puede producir la naranja, pero además, en esta tenemos vitaminas, minerales, fibra y antioxidantes ausentes en la galleta en la cual predomina el azúcar, la grasa y los aditivos propios de un ultraprocesado.

1 huevo = 4 caramelos: el huevo colmado de proteínas que sacian y grasas así como vitaminas y minerales posee 80 Kcal al igual que cuatro caramelos que son puro azúcar añadido industrialmente y por lo tanto, no sacian en absoluto sino que por el contrario, promueven una conducta adictiva.

600 gramos de brócoli = 2 vasos de refresco: aunque ambos ofrecen 200 Kcal es claro que la diferencia nutricional y el efecto de ambas opciones en el organismo es muy diferente, pues la primera sacia, nutre y beneficia la salud mientras que la segunda nos provee calorías vacías y variedad de sustancias que pueden resultar adictivas.

200 gramos de pechuga de pavo = 50 gramos de cereales de desayuno: ambas opciones proveen aproximadamente 230 Kcal, pero mientras que la primera es un alimento fresco la segunda es una opción de origen industrial y por lo tanto, se encuentra colmada de nutrientes de mala calidad como azúcares, sodio y grasas trans así como también, concentra en poco volumen muchas calorías que no sacian como sí lo hacen las proteínas magras de la pechuga de pavo.