Música onda

Música onda

Fitness

Posturas de yoga que te ayudarán a dormir mejor

Mejora tu salud

09/07/2017 | 02:00 pm

Por: Alexa Abello


Hoy te traemos cinco posturas de yoga diferentes, con distintos grados de dificultad, que puedes incluir dentro de tu práctica para dormir plácidamente por las noches. ¿Nos ponemos manos a la obra?

Balasana o postura del niño

Una de las asanas más sencillas y a la vez más reconfortantes que puedes practicar. Simplemente nos colocamos sentados sobre nuestras pantorrillas y flexionamos la cadera para apoya el torso en el suelo. Podemos colocar los brazos a los lados del cuerpo o estirarlos hacia delante.

Savasana o postura del cadáver

Aunque el nombre pueda resultar un poco tétrico, es una de las mejores asanas para conciliar el sueño ya que todos nuestros músculos se encuentran inmóviles y completamente relajados. Su ejecución es muy sencilla: nos tumbamos boca arriba en el suelo asegurándonos de que nuestro cuello y cabeza se encuentran alineados con la espalda. Alejamos ligeramente los brazos del cuerpo y separamos un poco las piernas entre sí.

Viparita Karani

La postura invertida sencilla o viparita karani es una asana que nos ayuda a mejorar la circulación sanguínea, ya que elevamos los miembros inferiores por encima de la cabeza. Solamente nos tumbamos en el suelo alineando espalda, cuello y cabeza y elevamos las piernas hasta formar un ángulo de noventa grados con la cadera.

Uttanasana o la pinza de pie

De nuevo otra postura de flexión de cadera hacia delante que nos ayudará a dormir mejor. Nos colocamos en bipedestación (de pie) con los pies juntos y flexionamos la cadera hacia delante bajando hacia el suelo hasta que nuestras manos lo toquen. Colocamos nuestras manos a ambos lados de los pies o por detrás de las rodillas y dejamos que la cabeza caiga relajada hacia abajo.

Halasana o postura del arado

Una asana de inversión en la que los pies quedan por encima de nuestra cabeza. Nos tumbamos boca arriba con los brazos a ambos lados del cuerpo. Desde ahí, subimos nuestras piernas hasta formar un ángulo de noventa grados con nuestra cadera. Llevamos las piernas hacia atrás, por detrás de nuestra cabeza, intentado llegar lo más lejos posible y, si podemos, apoyamos los pies en el suelo.

Recuerda que debes estirar bien antes de realizar estas posiciones, pues te puedes lesionar. ¡A dormir!