Música onda

Música onda

Fitness

Motívate a hacer yoga en casa

No dejes que nada te desanime y ponte en forma desde tu hogar

27/11/2017 | 02:45 pm

Por: Alexa Abello


Hacer ejercicio en casa tiene sus ventajas y sus inconvenientes. Es cómodo y más barato que ir a clases o al gimnasio, pero cuesta más ser constante y no abandonar.

Si te lo estás pensando y es el yoga lo que te llama, adelante con tu propósito: hacer yoga tiene muchos beneficios físicos y mentales, y es una actividad perfecta para hacer en casa ya que no montarás mucho escándalo, así no molestarás a tus vecinos, y existen multitud de recursos para aprender y practicar yoga desde casa.

1. Ponte un horario y cúmplelo: yoga de 8:30 a 9:15 cada mañana, por ejemplo. O la hora que tú prefieras. Pero que sea fija y oblígate a cumplirla, igual que si fueses a clase.

2. Crea una pequeña rutina: vístete para entrenar, recógete el pelo, llena tu botella de agua, pon música… Igual que te preparas para ir al gimnasio, prepárate para tu entrenamiento de yoga. Ah, y olvídate de entrenar con el pijama: no hay forma más eficaz de perder la motivación.

3. Invierte en material: no tiene que ser demasiado dinero, puedes adaptarlo a tu situación económica, pero algo de ropa deportiva que te guste y que sea adecuada, una colchoneta de calidad… Si dedicas algo de dinero en material a esta actividad, te dará más rabia desperdiciarlo y te motivará a seguir entrenando.

4. Infórmate y pide consejo: el yoga es una actividad que bien adaptada puede hacer todo el mundo, pero eso no quiere decir que no tenga sus niveles, sus detalles y sus particularidades.

5. Busca en internet: en internet hay infinidad de recursos gratuitos y de pago para realizar entrenamientos de yoga.

6. Márcate un calendario de entrenamiento: un objetivo a medio plazo es una buena forma de mantener la motivación más allá de la novedad de los primeros días. Organiza uno para ti en el que cada día practiques una o varias posturas poniendo siempre mucha atención en los detalles de cada movimiento y así asegurarte de que los realizas correctamente, logrando todos sus beneficios y evitando cualquier lesión.

7. No te desanimes: probablemente al principio no des pie con bola: no te salgan las posturas, no enlaces bien las transiciones, te resbales, te tropieces o te caigas. Consejo número 1: ten cuidado para no hacerte daño. Consejo número 2: no desesperes. Nadie nace sabiendo y todos somos torpes al principio. Sigue practicando y entrenando y verás como le coges el truco. Piensa que cuanto más abajo empieces, antes comenzarás a ver las mejoras.