Música onda

Música onda

Gastronomía

Crêpes con harina de garbanzos ¿te atreves?

¡Combínalos con lo que te apetezca!

30/08/2017 | 06:30 pm

Por: Alexa Abello


La mezcla básica es tan simple como combinar harina de garbanzos con agua. La proporción dependerá de lo que queramos preparar, y en este caso nos interesa una mezcla muy líquida.

Ingredientes:

-Harina de garbanzo 110 g
-Agua 250 ml
-Aceite de oliva virgen extra 15 ml
-Sal 2 g
-Cebollín o perejil al gusto
-Pimienta negra molida
-Aguacate 1
-Cebolla morada 1
-Pimiento rojo dulce o picante 1
-Levadura de cerveza 2 g

Modo de preparación:

Disponer la harina de garbanzos en un cuenco, o mejor, en una jarra, y echar el agua. Añadir el aceite de oliva, la sal, el cebollino o la hierba que queramos bien picada y un golpe de pimienta negra. Mezclar muy bien con unas varillas hasta que no queden grumos, tapar con un paño limpio y dejar reposar unos 20-30 minutos.

Aprovechar mientras para preparar los ingredientes del relleno. Podéis usar lo que más os apetezca, aunque en mi caso he usado aguacate maduro machacado, cebolla roja en juliana fina y un pimiento fresco picante. Mezclar el aguacate con el zumo de limón, algo de sal y la levadura en un cuenco. Disponer la cebolla en juliana en un cuenco con agua fría para que no sea tan fuerte. Cortar en rodajas finas el pimiento picante, desechando las semillas.

Calentar una buena sartén antiadherente a fuego alto. Cuando esté bien caliente, engrasar con aceite de oliva, bajar el fuego a potencia media y echar una porción de la masa. A mí me funciona bien echándola directamente con la jarra, en el centro, con la sartén caliente levantada y girándola para extender de forma natural la masa. Debe quedar bastante fina, ya que hacemos crêpes, no tortitas.

Cocinar cada lado un par de minutos, dando la vuelta con una espátula fina antiadherente, y retirar a un plato. Continuar hasta terminar con toda la masa, rellenar con los ingredientes preparados y servir.

La masa se puede guardar bien tapada en la nevera un par de días, y si nos sobra algún crêpe podemos envolverlo en plástico film, aunque tienden a secarse y se vuelven quebradizos.