Música onda

Música onda

Fitness

Conoce las principales causas del estrés y cuáles son sus consecuencias

¡No dejes que afecte tu salud y mantente sano!

21/08/2017 | 06:15 pm

Por: Alexa Abello


Causas exteriores que nos pueden producir estrés

Algunos de ellos se encuentra en nuestras relaciones personales o familiares. La muerte de un familiar, problemas económicos, un divorcio, cuidar de un ser querido que haya sufrido un accidente grave o una enfermedad seria o degenerativa son situaciones desagradables y tristes, además importantes fuentes de estrés.

Los grandes cambios en nuestras vidas pueden tener un efecto similar, incluso aunque sean cambios para bien: casarse, mudarse a otra ciudad o simplemente a otra casa o tener hijos.

Haber padecido eventos traumáticos, ya seamos nosotros mismos o algún ser querido, puede llevarnos a una situación de estrés: un desastre natural, un robo, un asalto, una violación o cualquier otro tipo de violencia.

Qué le hace el estrés a tu cuerpo

Cuando te encuentras en una situación que te produce estrés, tu cuerpo desata una reacción física: tu sistema nervioso entra en acción, liberando hormonas que te preparan para plantar cara o salir corriendo de lo que sea que te genera esa sensación. Es lo que en inglés se llama la respuesta fight or flight (pelea o huye).

Esta es la causa de que en ese momento sientas que se te acelera el corazón, que tu visión se concentra en un punto concreto y dejas de ver bien a tu alrededor (efecto túnel), que se te tensan los músculos, se te acelera la respiración y comienzas a sudar. Es la respuesta ante el estrés agudo, y el cuerpo se recupera en unos pocos minutos una vez solventada la situación.

Pero si el estrés se mantiene durante un periodo de tiempo prolongado o se modifica, pueden aparecer problemas serios. El efecto continuado de las hormonas afecta al cuerpo haciendo que envejezca prematuramente y esté más predispuesto a enfermedades.

Por eso, si has padecido estrés durante un tiempo prolongado puedes empezar a presentar síntomas como dolor de cabeza, falta de sueño, fatiga, dificultad para concentrarte, irritabilidad y malestar en el estómago.

Si el estrés continúa y no se trata adecuadamente, pueden aparecer problemas de salud más serios, como depresión, hipertensión, enfermedades cardíacas, problemas estomacales, como úlceras, e intestinales, problemas dermatológicos (eccemas, acné, psoriasis…), pérdida o ganancia de peso, problemas respiratorios como el asma…

Por eso, tratar el estrés y aprender a manejarlo en el día a día es importante para la salud. Es aconsejable acudir a un especialista que nos ayude a determinar qué es exactamente lo que nos causa estrés y qué estrategias podemos seguir para que no se convierta en un problema de salud.

¡No dejes que te gane!